miércoles, 22 de enero de 2014

FANTASÍAS SEXUALES DE UNA FÉMINA PARA ADUEÑARSE DE SU PLACER


Ya sabes cómo es una fantasía sexual. Surge como algún tipo de representación en tu mente que, unas veces eliges de forma voluntaria y otras no. Son los estímulos que generan emociones y que,en tu cuerpo, favorecen la excitación. 
¿Hablas de tus fantasías? ¿De lo que "te pone"? ¿O te avergüenzas o culpas por lo que te sube la temperatura sexual?
Hombres y mujeres fantaseamos y, aunque los temas difieren, las mujeres suelen elaborarlas más que las fantasías utilizadas por ellos.
Una fantasía es una muestra de nuestra capacidad imaginativa y creadora. Ahí, en nuestra imaginación, ocurre lo que queremos, del modo en que deseamos y sin mayores contratiempos. 
Una fantasía llevada a la práctica, puede que pierda su efecto estimulante. Ya sabemos que la realidad no es idéntica a nuestra creación mental, por lo que muchos de los detalles se pierden y no suelen ocurrir del mismo modo. Aunque la realidad sea fantástica, probablemente no será como nuestra fantasía y, quién sabe, igual supera la ficción.
¿Cuál es la misión de esta fantástica capacidad? Poder llevar a la mujer (evidentemente también al hombre, pero en este post hablamos de ellas) a su placer no sin antes aprovechar el camino hasta el éxtasis. Fantasear ayuda a que la mujer entre en sí misma y se haga dueña de su cuerpo, para que llegado el momento y, abandonada a la experiencia, su cuerpo y sus genitales respondan con total naturalidad.
Fantasear rompe el tabú de lo que es lícito y lo que no, porque en tu fantasía creadora todo vale para ese estimulante momento. La fantasía, sola o acompañada, despierta tu capacidad de excitación y te ayuda a intensificar las sensaciones aumentando tu sensación subjetiva de placer con cada experiencia.
El autoerotismo te pone frente a tu propio espejo interior, con tus tabús y límites aparentes y tus instintos más seductores y sensuales. Lo que pase en tu cabeza, lo eliges tú (a pesar de todos los condicionantes sociales, personales, educativos... que puedan estar interfiriendo en las decisiones que tomas para permitirte disfrutar de tu cuerpo).
Este es el momento de permitirte sentir y de llevar a cotas altas tu propio placer.
¿Cómo? Desarrolla tu capacidad creativa y ponte a fantasear. Se responsable de tu propio placer y fantasea.
Aquí te dejo unas cuantas ideas para despertar tu lado más obsceno e íntimo:

  1. Fantasías con la pareja: Aquí nuestro recurso es muy sencillo. La persona con la que convives -de forma continua o  intermitente- es la candidata a esta fantasía. Las que no tienen pareja en este momento, pueden elegir: desconocidos en el ascensor, un compañero de trabajo, un amigo, un actor, periodista, músico... no hay límites para tu mente. Fantasea con algo que no suelas hacer con tu pareja: una postura, un rol diferente, una práctica exhibicionista... no tiene porque ser un deseo insatisfecho, aunque puede ayudarte a salir de la rutina mental con esa persona.
  2. Fantasías cotidianas: Aquellas donde utilizas hechos e individuos de tu día a día, con los que puntualmente te apetezca crear una fantasía pero que no tienen porqué ser candidatos sexuales en tu vida real. El deseo es tuyo y tú eliges quién va a participar en tu fantasía. No tiene nada que ver con las prácticas reales. Sacúdete la culpa de encima. Hablamos de placer y, ahí, tú eres tu dueña.
  3. Fantasías de dominación: Con esta idea, puedes fantasear con tener el control de la relación sexual. Tú mandas. Tú pides. Tú ordenas... y el otro...complace todos tus deseos sin rechistar y, evidentemente, con una predisposición a tu placer inmejorable. Puedes ser únicamente receptora de placer o formar parte activa del juego. ¡Tú eliges! No tiene por qué adoptar tintes sádicos, pero sí puedes desafiar tu parte emocional.
  4. Fantasías de sumisión: Puedes fantasear con darle el control a otro/s que actúan de forma más dominante y te someten a sus gustos. ¡Ojo! Esto ocurre en tu fantasía. Aquí cedes el control, lo que no significa que en tu vida real ocurra del mismo modo. Por ejemplo, fantasear con una relación sexual violenta no significa que eso te gustase revivirlo en tus carnes.
  5. Fantasías exhibicionistas: Saca tu lado más seductor y juega a fantasear que otros (tu vecino, tu amigo, tu pareja, desconocidos...) ven lo que tú haces (te masturbas, practicas sexo con otros en cualquier lugar de tu casa o fuera de ella...). ¿Qué sientes?
  6. Fantasías voyeuristas: Fantasea con mirar y observa cómo otros practican sexo (siendo o no conscientes de tu presencia) y anticípate a aquellas cosas que te gustaría que hicieran y desmonta tu fantasía dentro de tu fantasía, dejándote sorprender por otras conductas que van apareciendo mientras dejas fluir tu imaginación.
  7. Fantasías románticas: Crea en tu mente una historia. Ve con tu pensamiento a otro lugar, otra época, otra persona (¿te gusta el lejano oriente o te va más el oeste americano? ¿quieres ser bailarina del Bolshói en la época imperial en Moscú o prefieres ser una excéntrica pintora francesa? ¿Quieres ser tú la protagonista o prefieres cambiar de raza, color, físico...?). Como ves solo es cuestión de poner en marcha algún recuerdo histórico y "et voilà!", he aquí una gran historia con un recurso sencillo para iniciarse en el arte de la imaginación como una alternativa más a las fantasías sexuales más transgresoras.
  8. Fantasías lésbicas: Permite que tu cabeza rompa con los tabús homófobos y disfruta de la belleza del cuerpo femenino (no deja de ser tu cuerpo y tu autoerotismo puede partir de ahí). Cambia el número de personas en la relación y si te da mucho apuro, acompáñales con uno u otros hombres 
  9. Fantasías con cambio de roles: Puedes fantasear siendo hombre y teniendo pene y manteniendo relaciones sexuales con otras mujeres u hombres. Pide lo que quieres, se dominante, se el hombre que llevas dentro. Recuerda... solo es una fantasía. Que te imagines con pene no significa que quieras hacerte una cambio de sexo. Te imaginas con pene y te da placer tu vagina y tu clítoris, que son partes de tu cuerpo con los que te sientes muy contenta.
  10. Fantasías orgiásticas: Observa tu cuerpo rodeado de otros cuerpos. Siéntete estimulada en muchas zonas de tu cuerpo a la vez. Permite a tu cabeza romper sus límites eróticos y que la pareja por un momento se convierte en trío, quinteto... Se partícipe u observadora. Imagínate como directora de una peli porno...¿Qué tal una bacanal griega trasladada a una situación de esta época?...Monta una historia de comuna hippie, déjate masajear por varias personas...Haz lo que quieras con tantas personas como quieras.  El límite a tu fantasía lo pones tú.

En nuestra cultura sexual parece ser que todo pasa por el filtro de lo moral y este filtro potencia la percepción del placer sexual como fuente de "pecado". Las mujeres, han condicionado mucho su propio placer -y no solo el sexual- gracias a este tipo de enseñanzas tabú, con demasiados mitos y creencias erróneas sobre la sexualidad y el disfrute femenino que acaban limitando la experiencia de una sexualidad sana y saludable.
Conocerse a una misma, saber qué te gusta, dónde te gusta y cómo, abre las puertas a tu placer. Las fantasías eróticas abren las puertas a tu placer sexual y a la posibilidad de conocer tu respuesta sexual. A través de la fantasía despiertas tu cuerpo a la excitación y, con la masturbación, puedes llevar a tu cuerpo a cimas de placer altísimas.
La fantasía ayuda a que conectes con tu cuerpo y sobre todo a que te permitas regodearte en él .
Como complemento a las fantasías, te dejo un interesante vídeo en el que una "entrenadora orgásmica" neoyorquina, enseña a las mujeres a conocer sus genitales y el placer a través de ellos. 
¿Qué pensamientos te pasan por la cabeza al ver este vídeo? ¿Tus propios tabús sexuales permitirían una enseñanza in situ de este calibre? ¿Qué te perece la vivencia de cada una de estas mujeres sobre la experiencia del placer, el orgasmo o el temor en sus cuerpos? ¿Tu moral haría de tu placer un pecado?


"En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación" . Octavio Paz.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por esto,Rosa !! Vienen bien unas pistas para explorar otros mundos, probar otros menús, cuando uno comienza también a descubrir su propio cuerpo después de pensar que ya lo tiene todo sabido.

    ResponderEliminar

¿Quieres dejar aquí tu opinión?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...