martes, 6 de noviembre de 2012

LA PERSONALIDAD DESCONTROLADA O EXPLOSIVA


"Núria se reía, sentada, conversando agradablemente con el copiloto del vehículo, mientras se dirigían al lugar de la cita con los demás. Un semáforo en rojo. Otro. Un día de lluvia que lleva a que la mayoría de la gente utilice su auto para moverse por la ciudad, con la intención de "llegar antes". Muchos con sus "antes" y "no llego" en la mente. Pero Núria y sus amigos íban sin prisa, disfrutando de la conversación. Cuando al entrar en una rotonda y, solo en instantes impredecibles, comienza un torbellino explosivo de emociones y acciones como alien depredador aparecido de un enjambre metálico que se crece por momentos. 
El piloto toca frenéticamente el cláxon, "apuñala" verbalmente a otro conductor, detiene la circulación sin nigún cuidado (y por supuesto sin pensar en el tráfico), amenaza con improperios a aquel que cometió el insignificante error de echarse un poco más de la cuente a su lado. Se baja del coche y da golpes a su ofensor frío y mudo -mientras su conductor, sin bajar de su vehículo y lentamente, intenta salir de semejante acorralamiento cuando en breve la circulación se relentiza hacia otra dirección, dejando surcos vacios de incomprensión-. Y ahí sigue, gritando solo. Con ira verbal descontrolada. A base de tranquilizarle vuelve al coche y sigue con su enfado monumental. Mientras poco a poco se relaja y dirigiéndose a sus amigos, les dice:"Bueno, ¿qué? ¿A dónde vamos a cenar?"..."

¿Alguna vez te has encontrado a alguna persona fantástica que de repente se comporta de un modo sorprendente? ¿Alguien que se enfade exageradamente por una nimiedad y reaccione de forma agresiva y descontrolada?

Si es así, se trata de un trastorno -mucho más frecuente en hombres que en mujeres- que los americanos han dado en llamar "trastorno explosivo intermitente". En Europa se llama "psicopatía explosiva". Aunque no es un trastorno de la personalidad como tal.
Se desconoce la causa pero puede que sea debido a ciertas alteraciones neurológicas o incluso de tipo epiléptico. Puede darse en procesos inflamatorios cerebrales o por traumas cerebrales, incluso los ocurridos durante el parto.
Parece que , sobre todo, se trata de una anomalía específica del control de los impulsos, que no se relaciona directamente con la estructura de la personalidad. Aunque existen personas con tendencia a comportarse de modo explosivo en determinadas situaciones sin alteración ni patología neurológica. El consumo de alcohol puede favorecer la aparición de este tipo de crisis ya que tiene un efecto desinhibidor de la conducta.
 Normalmente aparecen manifestaciones con episodios aislados, durante los cuales se produce una pérdida de control de los impulsos agresivos, que se puede dirigir hacia cualquier persona conocida o desconocida y hacia objetos propios o ajenos.
Este tipo de crisis pueden estar desencadenados por un motivo insignificante y la crisis desencadenada manifiesta es completamente desproporcionada.
Lo más curioso del caso, es que se trata de personas que de normal no son agresivas, siendo todo lo contrario. Su trato suele ser correcto en todas las circunstancias y con todas las personas, normalmente, lo que hace aún más inexplicable e incomprensible esta conducta para las personas que los conocen. 
Hay un elemento importante que es el del sorpresa y reconocimiento inmediato de su conducta tras el estallido de la crisis. Cuando pasan unos minutos ellos mismos se  avergüenzan y se reprochan o culpan por su descontrol.
 Si las crisis son muy frecuentes acaba afectando a la relación que establece con las personas (a nivel afectivo, familiar y social) y puede generar un cierto aislamiento social que ellos mismos buscan como un modo de controlar sus pérdidas de control y sus impulsos agresivos o las consecuencias graves que en algunas ocasiones puedan generar.

Las principales características de esta personalidad son:  

-   Breves periodos de ira o cólera.
-   Explosión impulsiva sin reflexión.
-   La agresividad es desproporcionada en relación al estímulo.
-   Tras la crisis aparece arrepentimiento y culpa.
-   No existe agresividad fuera de estos momentos. 
 

"Existencia...bueno, ¿que importancia tiene?
Yo existo en la mejor forma en que puedo.
El pasado es ahora parte de mi futuro.
El presente se me ha ido de las manos". 
(Control)

6 comentarios:

  1. Yo he convivido con una persona así. Agresividad verbal desproporcionada en relación a lo que ocasionó el "enfado", generalmente una nimiedad. El resultado de ésto es no querer entrar en discusión o evitarla para que no ocurra esto. Error: es inevitable, siempre hay algo por lo que discutir... y no siempre tras la crisis hay arrepentimiento, al menos en mi caso. Yo intenté ayudar pero si la otra persona no lo considera necesario o considera que la culpable eres tú...

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónima. Gracias por tu aportación personal. Convivir con una pareja que tenga este rasgo explosivo como una particularidad de su carácter, es bastante doloroso por la agresividad que conlleva y el miedo a que se produzca sin que haya control o manejo por la persona que lo sufre. Es desconcertante. Cuando sucede con mucha frecuencia ya no estaríamos hablando exclusivamente de la personalidad explosiva si no de un síntoma dentro de otro diagnóstico, donde la falta de autocontrol sería lo normal y posiblemente la falta de empatia por el daño emocional ocasionado al interlocutor. Hay personalidades agresivas que no pasan de ahí y otras con características más patológicas. De todos modos, cuando el otro no atiende a razones ni medita sus acciones, se llega hasta donde se puede y uno tiene que saber decidir dónde marca su límite, por su propia integridad psicológica.

    ResponderEliminar
  3. Hola Rosa. No se realmente si su personalidad agresiva escondía algo patológico, pero llegué a pensarlo. Y tener miedo de las reacciones de tu pareja ocasiona, como tú dice, un daño emocional. En mi caso fue así hasta que en "una de tantas" decidí que no podía traspasar más límites. El resultado fue una separación y dejar de tener miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente fue una decisión muy valiente. El resultado es evidente. Lo bueno del tema es que ya no tendrás más miedo y si aparece, seguirás siendo fuerte para tomar una decisión. Enhorabuena. Eres modelo para muchas mujeres.

      Eliminar
  4. Hola. Tengo este trastorno y siempre me arruina la vida. Hace cuatro años deje de beber y de consumir drogas, mi vida se enderezo. Me costaba mantener la calma, pero lo conseguia. Hace un año, empeze a salir con una antigua amiga, ella consume y bebe en exceso, antes de salir le explique mi problema y que no podia consumir. A ella le dio igual, hasta el punto de mandarme liarle los canutos. Al fina, volvi a caer en todo. Las discursiones se iban de madre por mi culpa. En las primeras discursiones yo terminaba en el suelo con temblores en otras le gritaba y le agarraba.Hace unos meses, tras una discursion muy fuerte le pedi que teniamos que dejarlo todo. A ella tampoco le sentaba bien, cambios de humor repentinos, si no habia porros se enfadaba, bebiendo perdia el control y hasta que no me la llevaba a rastras para casa no paraba. El caso es que el dia de nuestro aniversario, le hice una cena romantica en mi casa de sorpresa. No le dije nada y ella se paso la semana diciendome que era un mal novio, que estaba mejor sola,... Dolian pero las iba aguantando. Al terminar, se empeño en salir a tomar una copa, yo fui reticente sabia que otra vez me tocaria meterla en la cma borracha perdida y yo, despues de la discursion aquella, estaba muy rayado con el consumo.tras cerrar dos bares y un pub me dijo que queria pillar medio gramo, le dije que no. A ella le dio igual y se fue a pillarlo en cuanto me despiste, entre a la discoteca donde sabia que se pasaba y le pille en medio del trapi con una tia que se nos acoplo durante toda la noche. Eso fue mi limite, corte con ella, su reaccion fue venir a darme besos y a abrazarme yo la empuje. Me fui de alli, ell me sigio colgadonse de mi cuello y besandome. le iba gritando y empujandola de mi lado, estaba furioso. Siempre que yo no queria algo, me convencia asi. Unos tios me empezaron a grita y me pegaron. Un ojo morado y la nariz rota. La tension de romper con mi novia, el estres acumulado porque volviaa consumir(porros y alcohol) y la agresion me hicieron saltar. Empeze a golpear todo lo que se me acercaba, gritaba cosas incongruentes corria enloquecido por la calle buscando a mis agresores. Cuando encontre a mi ex empeze a discutir con ella, se iba a marchar le di u tiron debolso y callo al suelo . Resumidas cuentas : yo en el calabozo, al llegar la policia me meti en el patrulla yo solito y ella en el hospital con un neumotorax. Me corte las venas encuanto sali de comisaria. Obviamente, no me funciono. Ahora, estoy a la espera del juicio estoy en dos programas de proyecto hombre, he perdido mi casa y trabajo y sigo tratamiento farmacologico. No puedo mirarme al espejo, me siento mi enemigo y algunas veces me planteo dejar de luchar. Tengo miedo de lo que pueda volver a hacerle a un ser querido. Mi vida es un infierno que yo he construido. Siento todo el dolor provocado.

    ResponderEliminar
  5. Parece ser que has tenido experiencias fuertes que han puesto a prueba tu decisión de no consumir y no beber. Si has decidido esto (que en muchas ocasiones llegar a esa determinación no es camino fácil) también puedes decidir moderar esos estallidos que, al final, te suponen un dolor más añadido a tu vida. Ir tomando decisiones supone a ganar en autocontrol porque cada vez somos más responsables y conscientes de la repercusión que tienen sobre nosotros y los que nos rodean. Busca ayuda. Se puede salir de lo que uno ha hecho, aunque tenga que asumir ciertas consecuencias , así, construir lo que deseas realmente. Hay posibilidades de vivir como quieres. Ponle empeño y no te desanimes si no sale a la primera. Con decisión llegarás a conseguirlo. Ánimo!

    ResponderEliminar

¿Quieres dejar aquí tu opinión?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...